Ébola: ¿son prudentes las repatriaciones de enfermos?


descargaEscribo esta entrada en un momento tal vez “caliente”, pero intentando huir de las posturas radicales (y a veces irreflexivas e irrespetuosas) que tanto estamos leyendo en prensa digital y escrita estos días. Y más tras el fallecimiento hoy mismo de una persona como el sacerdote Miguel Pajares, persona merecedora de respeto y admiración por lo que conocemos de su vida, dedicada al servicio y la atención sanitaria de personas en situaciones límite.

Al contrario, me gustaría hacer una reflexión serena sobre la pregunta del encabezamiento, huyendo de implicaciones económicas, beligerancia antieclesial, defensa a ultranza de los cooperantes, o cualquier otro tópico radical. ¿Es prudente una repatriación en una situación como ésta?

Analicemos la situación:

  • Estamos ante el mayor brote conocido de la enfermedad hemorrágica causada por el virus Ébola.
  • Se trata de un virus que se contagia por contacto directo de fluidos corporales con mucosas o heridas. El riesgo de contagio es muy elevado, y el período de incubación de hasta 21 días dificulta la detección temprana de posibles contagios.
  • La enfermedad producida por este virus no tiene actualmente tratamiento ni vacuna eficaces.
  • En brotes previos la tasa de mortalidad ha sido siempre muy elevada, entre el 50% y el 90%; en este caso, parece que no está siendo diferente.
  • El brote está localizado en un grupo de países subsaharianos, con sistemas sanitarios muy deficientes, que no pueden garantizar una asistencia sanitaria con unos mínimos de calidad. Tampoco disponen de medios para realizar un control epidemiológico eficaz, y las creencias populares y supersticiones no ayudan a que la población colabore como debiera.

Con esta situación, se presenta el caso de cooperantes occidentales que enferman, y son repatriados a sus países de origen. En condiciones de seguridad extremas tanto en el traslado como en la asistencia sanitaria en destino. Surge de inmediato el miedo al contagio en los países de origen y en sus vecinos (tan pronto como el Gobierno español decidió la repatriación de Miguel Pajares, la Comisión Europea opinó sobre ello): ¿estamos haciendo bien trayendo a un enfermo, altamente contagioso, a nuestro medio?

Obviamente, la calidad de la asistencia que se pueda prestar dentro de nuestro sistema sanitario es muy superior a la que se pudiera prestar en Liberia o en cualquiera de los otros países afectados (pensemos que hay más cooperantes españoles en la zona, y todos merecerían ser tratados de la misma forma que se ha hecho con Miguel Pajares). Sin que ello, como lamentablemente ha ocurrido con Miguel, pueda garantizar una curación (ya hemos dicho que la tasa de mortalidad de este virus puede ser del 90%, más aún en un paciente con comorbilidades, como Miguel Pajares).

Sin embargo, una de las normas básicas para el mejor control de una epidemia es que debemos minimizar el riesgo de contagio, limitando la movilidad geográfica de las personas afectadas, así como de aquellas potencialmente infecciosas. Por ello habitualmente los esfuerzos se centran en llevar al terreno los medios necesarios para el tratamiento y aislamiento de los afectados. De hecho, hemos leído cómo en alguno de estos países se ha tenido que desplegar al ejército para evitar la fuga de pacientes y sanitarios de los centros afectados.

Por ello me pregunto: ¿no hubiera sido mejor estrategia el trasladar medios a la zona afectada para ayudar a la organización de la asistencia? De ello podrían haberse beneficiado no sólo Miguel Pajares, sino otros afectados en su mismo centro hospitalario, y la infraestructura podría haber servido para mantener la asistencia y la ayuda en los días o meses siguientes.

Se ha dicho que el traslado y la posterior asistencia, así como la posterior incineración, se han realizado cumpliendo todos los protocolos internacionales de seguridad, pero… cuando hablamos de enfermedades transmisibles de alta contagiosidad, el riesgo cero no existe. En demasiadas ocasiones ya, la historia se ha encargado de demostrarnos que cuando más seguros nos creíamos, creyendo poder controlar a la Naturaleza, han sobrevenido los mayores desastres. Parafraseando a Jeff Goldblum en Parque Jurásico: la teoría del caos juega en nuestra contra.

En fin, como enunciaba al principio, no pretendo iniciar un debate acalorado; sólo plasmar mi reflexión, alejada de apasionamientos dogmáticos. No estoy seguro de que haya sido la mejor opción, aunque reconozco que probablemente sí la más emotiva. Pero mucho me temo que se ha tratado de una decisión estrictamente política, sin nada que ver con un criterio rigurosamente científico en cuanto a la estrategia de control de epidemias, y por supuesto no exenta de riesgos.

Por lo demás, mi reconocimiento a un SEÑOR (con mayúsculas) como Miguel Pajares, y a todos los que diariamente, sin salir en los periódicos, dedican su vida a intentar hacer algo mejor la de otros.

3 pensamientos en “Ébola: ¿son prudentes las repatriaciones de enfermos?

  1. José Luis coincido totalmente con lo que has expuesto y creo que el rigor científico debe anteponerse a cualquier decisión política o a intentar conseguir una gran repercusión mediática. Siento el fallecimiento de este sacerdote pero no debemos olvidar a todos aquellos seres anónimos que estan haciendo una labor similar y quedan allí olvidados sin ningún tipo de apoyo. Si en vez de repatriarle se hubiera enviado apoyo sanitario a la zona quiza el desenlace hubiera sido el mismo para él pero otras personas quizá hubieran tenido una oportunidad de vivir.

  2. Y ahora como puede justificarse el traslado después desgraciadamente del fallecimiento del paciente y la aparición de un primer caso confirmado de una profesional sanitaria que estuvo en contacto con el enfermo trasladado?. Realmente sirvió para algo ? El 12/08/2014 20:28, “Puri Ubeda” escribió:

    > José Luis coincido totalmente con lo que has expuesto y creo que el rigor > científico debe anteponerse a cualquier decisión política o a intentar > conseguir una gran repercusión mediática. > Siento el fallecimiento de este sacerdote pero no debemos olvidar a todos > aquellos seres anónimos que estan haciendo una labor similar y quedan allí > olvidados sin ningún tipo de apoyo. > Si en vez de repatriarle se hubiera enviado apoyo sanitario a la zona > quiza el desenlace hubiera sido el mismo para él pero otras personas quizá > hubieran tenido una oportunidad de vivir.

    • Pues yo creo que no puede justificarse. Acabo de ver la rueda de prensa del gabinete de crisis, y me ha parecido patética, con la ministra diciendo que “pueden estar absolutamente seguros… tranquilos. …” pues no, no estamos ni seguros ni tranquilos. La naturaleza lleva implícito un componente de caos que hace imposible tenerlo todo bajo control y, desgraciadamente una vez más la experiencia contradice a lo que nos dicen nuestros políticos. Con lo fácil que es reconocer un error y pedir disculpas!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Vigopedia

Historia, historias, toponimia, geografía e imágenes de Vigo

Grupo de Nuevas Tecnologías de la SoMaMFyC

Espacio para la reflexión del papel de la web 2.0 aplicada a la salud y presentación de nuevas herramientas

Vive entre Médicos

Comunicación entre profesionales y pacientes.

miblogdivulgativo

Divulgación médica

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: