LA OBESIDAD COMO FACTOR DE RIESGO DE DEPRESIÓN EN ANCIANOS


depresion-en-ancianosUno de los problemas de salud más frecuentes en nuestros mayores es la depresión. Múltiples factores pueden contribuir a provocarla, aunque el simple hecho del propio envejecimiento, la pérdida de autonomía, la pérdida de capacidades físicas, la acumulación de fármacos y patologías, la pérdida de amigos y familiares que se van quedando el camino,… nos suenan a todos como factores que contribuyen a que nuestros mayores tengan en mayor o menor grado síntomas depresivos. Es por ello importante el esfuerzo por disponer de herramientas que nos ayuden a identificar el riesgo de depresión para, en la medida de lo posible, anticiparnos y realizar prevención primaria o secundaria.

Un estudio prospectivo publicado en agosto de 2012 (Am J Epidemiol. 2012 Aug 1;176(3):204-13. doi: 10.1093/aje/kws003. Epub 2012 Jul 10.) los autores investigaron la asociación entre el índice de masa corporal (IMC) y la hipertensión, con el riesgo de desarrollar depresión en una gran muestra de individuos mayores de 65 años, seguidos durante 10 años (estudio realizado en Francia).

Los investigadores emplearon modelos estadísticos para el manejo de factores demográficos, actividad física, tabaquismo, consumo de alcohol, IMC, tensión arterial, hipercolesterolemia, tratamiento antihipertensivo, diabetes, cognición y salud general.

Al inicio del estudio la edad media era de 74 años. 60% de los participantes eran mujeres. 40% tenían sobrepeso. 13% eran obesos. 79% eran hipertensos. 4% eran hipotensos. De 3090 pacientes iniciales, a 1744 se les pudo realizar una visita de seguimiento a los 10 años. Entre estos, aquellos que eran inicialmente obesos tenían un mayor riesgo (razón de riesgo 1,5. Estadísticamente significativo) de sufrir depresión. De igual forma los que eran al inicio hipotensos (RR 1,7), pero no los hipertensos. Los resultados se mantenían aún ajustando los análisis por diagnóstico previo de depresión, o diagnósticos intercurrentes de demencia, fallo cardíaco o ACVA.

Estas asociaciones epidemiológicas no demuestran mecanismos causales. Sin embargo, apuntan a que la obesidad podría contribuir a la depresión incrementando el riesgo de enfermedad cardiovascular y alterando procesos inflamatorios asociados o mecanismos neurohumorales. La obesidad podría estar también asociada con otras enfermedades o podría relacionarse con factores psicosociales relacionados con la depresión, que afectan a los roles sociales y a las relaciones interpersonales. La asociación entre hipotensión y depresión podría deberse a cambios somáticos o incluso a factores iatrogénicos.

Los clínicos deberían estar alerta ante este mayor riesgo de depresión en ancianos obesos e hipotensos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Vigopedia

Historia, historias, toponimia, geografía e imágenes de Vigo

Grupo de Nuevas Tecnologías de la SoMaMFyC

Espacio para la reflexión del papel de la web 2.0 aplicada a la salud y presentación de nuevas herramientas

Vive entre Médicos

Comunicación entre profesionales y pacientes.

miblogdivulgativo

Divulgación médica

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: