ALERTA: AUMENTO DE CASOS DE SARAMPIÓN EN ESPAÑA


¿Sarampión? ¿¡Pero esto no era ya historia!?

Desde la generalización de los programas de vacunación en los niños (en España la vacunación es universal y gratuita) se había conseguido una reducción brutal de la incidencia de casos de sarampión, que había hecho ver como factible el objetivo de su erradicación en 2015. El índice de vacunación había llegado a niveles superiores al 95% de la población; esto garantizaba lo que se conoce como “inmunidad de grupo”; es decir, que ese menos del 5% de la población que no está vacunada (por causas diversas: rechazo a la vacuna, alergias a sus componentes, inmunodeficiencia que no permite la exposición a los virus atenuados de las vacunas,…) jamás sufre la enfermedad porque nunca llegan a estar en contacto con ella.

Sin embargo, en los últimos meses se ha objetivado un preocupante repunte de casos en España y otros países  de nuestro entorno: los datos más recientes apuntan a que, de enero a octubre del pasado año, se detectaron 1.876 casos de sarampión, unas cifras excepcionalmente altas, teniendo en cuenta que el año anterior tan sólo se declararon 173 casos. Es una tendencia apreciada ya antes en otros países europeos y que ahora se inicia en España.

Los expertos explican estas cifras por un problema serio por su cada vez mayor popularidad: el rechazo en auge por parte de determinadas personas y grupos hacia las vacunas, aduciendo diversidad de razones, aunque la mayor parte centradas en el miedo a los posibles efectos adversos.

Estos grupos y personas alertan sobre la posibilidad de reacciones graves a las vacunas, algo que cala por su espectacularidad en la opinión pública. Sin embargo, como casi siempre con estas opiniones alarmistas, un estudio a fondo de la situación desmonta los argumentos que emplean.

Así, por ejemplo, se ha invocado una supuesta relación de las vacunas víricas con el aumento de casos de autismo, todo ello basado en un artículo publicado hace unas décadas en Reino Unido. Sin embargo, lo que desconocen las personas que invocan este argumento es que el mencionado estudio se demostró más tarde como uno de los grandes fraudes de la literatura médica: el autor tenía un serio conflicto de intereses por el que intentó beneficiar a una serie de personas que buscaban indemnizaciones de la administración británica, y el estudió se comprobó como erróneo (o falso). La relación entre vacuna del sarampión y autismo jamás ha podido ser demostrada.

Otro ejemplo es el miedo a la producción de casos de encefalitis (infección del tejido cerebral) por estas vacunas. Lo que no se dice es que el índice de encefalitis producidas por la vacuna del sarampión es de un caso por cada 1.000.000 de vacunaciones, mientras que el índice de encefalitis producidas por la infección del virus del sarampión es de 1/1000 casos… ¿realmente es razonable negarse a la vacunación?

Los que propugnan la insumisión contra las vacunas se olvidan, además, de que si ellos no padecen el sarampión es precisamente por el efecto de inmunidad de grupo que les proporcionamos los que sí estamos inmunizados. Pero se calcula que hoy el índice de protección de la población puede haber bajado hasta el 92%, ¡y eso ya no proporciona inmunidad de grupo! Esto va a permitir en un futuro inmediato el repunte de casos (como ya está sucediendo), y sobre todo en dos grupos de población en los que la infección puede ser mucho más severa que en los niños: en los adultos y en los lactantes. De hecho, las recomendaciones para este año de la Sociedad de Pediatría son de adelantar la administración de la triple vírica a los 12 meses, desde los 15 actuales. Y en los adultos que no tengan la certeza de estar inmunizados se recomienda la administración de la vacuna, que con dos dosis puede proporcionar una protección suficiente. En el adulto en concreto, los riesgos de encefalitis o neumonía son mucho mayores, además de tolerarse mucho peor el violento cuadro febril que produce la infección.

Así que, por responsabilidad individual, pero también colectiva, desde este foro debo posicionarme a favor de la vacunación, y recomendarla sin vacilaciones.  Estudiemos las cifras, y comprobaremos que la vacunación sistemática ha conseguido reducir la mortalidad por las enfermedades infecciosas “vacunables” espectacularmente (hoy basta con echar un vistazo a las cifras de mortalidad infantil en países con sistemas sanitarios precarios que no permiten la vacunación sistemática de la población). No debemos ser injustos con las vacunas, ni irresponsables con nosotros mismos, nuestros seres queridos, ni con la sociedad en la que vivimos.

15 pensamientos en “ALERTA: AUMENTO DE CASOS DE SARAMPIÓN EN ESPAÑA

  1. Las cifras de sarampión se han hinchado artificialmente porque en vez de casos confirmados se están utilizando cifras de reportes para crear alarmismo. Los confirmados suelen ser enter el 10% y el 40% de los reportados.

    La campaña alarmista sobre el repunte del sarampión fue obra del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP), financiado por uno de los grandes laboratorios productores de vacunas, GlaxoSmithKline.

    David Moreno, coordinador del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP), financiado por GlaxoSmithKline, apareció en todos los reportajes televisivos. Al mismo tiempo una noticia que pese a su gravedad no ha tenido repercusión, de manera paradójica, era la sanción impuesta al laboratorio GlaxoSmithKline en Argentina por la muerte de 14 bebés durante los ensayos clínicos de vacunas contra la neumonía. También aparece Javier Arístegui, vocal del mismo Comité Asesor de Vacunas, en todos los reportajes.

    Va quedando ya lejos la campaña de marketing del miedo para impulsar la vacunación contra la Gripe A y ahora parece que surge una nueva campaña de similares características que busca crear MIEDO en los padres y madres con fines parecidos. Parte de la ciudadanía está ya muy versada en estas estrategias (que son en cierto modo las que desaniman a la vacunación, así, en general) y se están inmunizando contra el MIEDO sin vacuna alguna.

    • Se puede o no estar de acuerdo con la vacunación, pero lo que dice debería avalarse con cifras y datos fiables. En caso contrario, estamos avalando teorías conspiratorias que sí son las que de verdad hacen daño, en este caso a la salud de la población.
      Sobre la gripe A he sido uno de los más críticos en mi entorno con la actuación de las administraciones y de la propia OMS, pero en ningún caso puedo dar crédito a la conspiración para vender más vacunas; la eficacia de las vacunas está ampliamente demostrada, sus beneficios también, y todas las sociedades científicas de crédito abogan por su extensión; el día que exista una vacuna eficaz para la malaria ¿también vamos a recomendar no usarla porque los laboratorios quieran venderla?
      La esperanza de vida a principios del XX en nuestro medio occidental era la que era, y hoy supera los 80 años; las cifras de mortalidad infantil en nuestro medio eran las que eran entonces, y ahora se han reducido drásticamente… algún mérito tendrán los avances en Salud Pública y en Medicina.

      • > Se puede o no estar de acuerdo con la vacunación, pero
        > lo que dices debería avalarse con cifras y datos fiables.

        Los mismo es exigible de los pro-vacunas, sin embargo para empezar se cambia la definición de “polio” tres veces (19

        > En caso contrario, estamos avalando teorías conspiratorias
        > que sí son las que de verdad hacen daño, en este caso a la salud de la población.

        Las cifras manipuladas por los pro.vacunas hacen daño desde el momento en que exageran los beneficios y subestiman los riesgos.

        > Sobre la gripe A he sido uno de los más críticos en mi entorno con
        > la actuación de las administraciones y de la propia OMS,

        Pues aplique la misma línea de pensamiento porque el proceso de fraude es el mismo con las vacunas contra la gripe A y en todas las demás.

        > pero en ningún caso puedo dar crédito a la conspiración para vender más vacunas

        Usted lo llama “conspiración” – que tiene connotaciones despectivas – yo lo llamo Cártel Farmacéutico, que se corresponde mas a la realidad de un tráfico de drogas legales.

        > la eficacia de las vacunas está ampliamente demostrada,
        > sus beneficios también.

        Dudo que su convicción derive de haberse leido los estudios clínicos correspondientes. De otro modo sabría que la “eficacia” de las vacunas se mide por procedimientos indirectos, en concreto por su capacidad de inducir anticuerpos específicos. Este es el único criterio con el que se lanzan al mercado. El criterio es fraudulento porque no siempre “anticuerpos específicos” equivale a “protección contra la enfermedad”.

        Le invito a leer este artículo mio al respecto: http://putinreloaded.wordpress.com/2012/02/09/eficacia-de-las-vacunas-dando-gato-por-liebre/

        > todas las sociedades científicas de crédito abogan por su extensión;

        Debería saber usted que el argumento “de autoridad” es falaz. No importa cuantes sociedades respalden algo, si ese algo no se ha demostrado que funciona mediante estudios clínicos de doble ciego y contra placebo. no es el caso de ninguna de las vacunas que se imponen hoy en dia a los niños.

  2. Pongámonos un poco al dia en materia de estudios sobre los beneficios/riesgos de la vacunación.

    EEUU es el pais que más dosis de vacunas adminsitra a los niños menores de 1 año (26 dosis). A pesar de 33 paises tienen menor mortandad infantil. Seegún los CDC, la posición de EEUU sigue empeorando. Suecia y Japón son los paises con menor mortandad infantil y son también los que administran el menor número de dosis (12).

    Este estudio recién salido del horno (2012) encuentra un correlación fuerte (0,70) entre el número de dosis vacunales y la mortandad infantil. Atribuye a la toxicidad de las vacunas parte de esta mayor mortandad observada:

    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3170075/
    Sept 2011 – Infant mortality rates regressed against number of vaccine doses routinely given: Is there a biochemical or synergistic toxicity?

    Traducción: Correlación entre Mortandad Infantil y número de dosis vacunales recibidas: Hay sinergía tóxica o bioquímica?

    Fuente: Human & Experimental Toxicology

    “El calendario de vacunas en EEUU requiere 26 dosis en niños menores de un año, la mayor dosis del mundo, sin embargo 33 paises tienen menor mortandad infantil. Se examinaron los calendarios vacunales de estos 34 paises mediante regresión lineal y se encontró un coeficiente de correlación de 0,70 entre la Mortandad Infantil y el número de dosis recibidas rutinariamente por los niños”

    Si bien correlación no implica causación, sí es una condición necesaria. Las correlaciones asociadas a una enfermedad se denominan en medicina “factores de riesgo”. Por ejemplo, ser madre adolescente aumenta el riesgo de un recién nacido con peso insuficiente aunque la edad de la madre no sea la causa.

    Los padres tienen en este estudio un factor de riesgo adicional que inclina más la balanza riesgo/beneficio en contra de la vacunación.

    • Antes de continuar el debate, ¿sería posible conocer su perfil profesional? El mío es público, soy médico, queda claro tanto en el blog como en la web enlazada.

      • Usted intenta desviar la discusión hacia el tema de quién está mas cualificado. Sabrá usted que en ciencia los argumentos que valen son los datos y no el de “ejque yo soy la autoridad”.

        En este debate todas mis afirmaciones van acompañadas de los estudios científicos correspondientes revisados por pares. La única discusión que acepto es razonar sobre la validez o falta de ella en los datos y conclusiones de dichos estudios.

      • En absoluto; simplemente pretendo disfrutar de una situación de igualdad en el debate, conociendo a quién tengo enfrente; es más fácil ocultarse tras una foto y un nombre de otro, eso no motiva a un debate serio. Para empezar, porque para interpretar estudios científicos no es suficiente con leer muchos, sino que son necesarios unos conocimientos previos sobre biología, inmunología, virología, infecciosas,… y estadística. Si sé que mi interlocutor acredita esa formación, determinadas bases las doy por supuestas; en caso contrario, debo aclararlas.

        En cuanto a los argumentos científicos reclamados, tan pronto pueda dedicar un poco de tiempo a recopilar referencias las añadiré, por supuesto, y siempre desde el máximo respeto.

        Porque, por favor, tenga muy claro que me gustaría que esto primase sobre todo, el respeto. Probablemente, tras el debate que establezcamos, ambos sigamos sin ponernos de acuerdo en este tema. Pero no me gustaría que supusiese de ninguna manera un enfrentamiento personal. Respeto su pensamiento, aunque no pueda compartirlo. Y por ello, antes de que el tono entre ambos siga “in crescendo”, quiero hacer esta reflexión.

        Un saludo.

  3. Usted ya reconoce de antemano que nada de lo que yo aporte le va a convencer, de modo que las conclusiones de nuestro intercambio solo afectarán a los casuales lectores curiosos. Respecto a mis calificaciones, basta con que asuma que está tratando con un igual que entenderá todo lo que usted argumente así como todo lo que viene en los estudios que yo mismo he seleccionado.

    Mi experiencia de nño fue un tourette y un amago de asma que ningún médico supo diagnosticar su origen, simplemente porque NADIE sospechaba entonces ni remotamente que tales síntomas pudiesen ser causados por las “benéficas” vacunas.

    En este duelo no acepto mas armas que las que hay publicadas. Procedo a disparar el segundo tiro:

    Ya hemos visto el estudio del 2011 que relaciona el mayor número de dosis vacunales con una mayor mortandad infantil. Pero no solo está aumentando la mortalidad, el autismo también ha explotado de forma exponencial desde la introducción de la vacunación masiva en los 70, con el número de dosis vacunales y la incidencia de autismo creciendo en perfecta sioncronía. Ahora traigo otro estudio también del 2011 que relaciona vacunas con autismo.

    Desde el frente vacunalista se propaga la falsedad de que no existe relación entre vacunas y autismo. En realidad lo que el frente vacunalista ha hecho es descalificar un trabajo de Wakefield de 1999. Ha llovido y se ha vacunado mucho desde entonces, y se ha investigado también mucho, aunque los vacunalistas prefieran mirar al otro lado.

    Este estudio del 2011 por investigadores de la Universidad de Columbia, ha encontrado una relación causal Vacunas-Autismo mediante la aplicación de los criterios de causalidad de Hill y atribuible a los coadyuvantres de aluminio (un neurotóxico que aparece en todas las vacunas):

    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22099159
    Do aluminum vaccine adjuvants contribute to the rising prevalence of autism?

    Fuente: Neural Dynamics Research Group, Department of Ophthalmology and Visual Sciences, University of British Columbia, Canada.

    “…is it unreasonable to question whether the current pediatric schedules, often containing 18 Al adjuvanted vaccines, are safe for children? … The application of the Hill’s criteria to these data indicates that THE CORRELATION BETWEEN ALUMINIUM IN VACCINES AND AUTISM SPECTRUM DISORDERS MAY BE CAUSAL. Because children represent a fraction of the population most at risk for complications following exposure to Al, a more rigorous evaluation of Al adjuvant safety seems warranted….”

    A pesar de estas disensiones entre la comunidad médica, el frente vacunalista sigue propagando la falsedad de que existe consenso sobre la inocuidad de las vacunas!

    La conclusión “…hay que estudiar la seguridad del aluminio de forma mas rigurosa…” significa en la práctica que vacunando tus hijos estás participando en un estudio clínico soterrado, puesto que los riesgos reales o no se conocen o no se hacen públicos. Yo no voy a donar mis hijos a la ciencia, téngalo por seguro.

  4. > de enero a octubre del pasado año, se detectaron 1.876 casos de sarampión,
    > unas cifras excepcionalmente altas, teniendo en cuenta que el año anterior tan
    > sólo se declararon 173 casos. Es una tendencia apreciada ya antes en otros países
    > europeos y que ahora se inicia en España.

    Varias cuestiones:

    1. La incidencia de toda enfermedad infecciosa está sometida a oscilaciones normales y son de naturaleza endémica, no epidémica. Tales oscilaciones no son motivo de alarmismo, a menos que se pretenda utilizarlos para otros fines.

    Vea las osclilaciones que le digo en esta gráfica (fuente: UNED) http://bit.ly/zekrLj

    Especialmente fíjese que la amplitud de las oscilaciones que se dan a partir de 1979, cuando se introdujo la triple vírica, es extrema. Se pasa de 250 por 100.000 en 1979 a 800 por 100.000 en 1983. Luego se baja hasta los 100 en 1984 para rebotar hasta los 600 en 1985. Los picos de las oscilacioenes de incidencia después de la triple vírica SUPERAN o igualan la incidencia de los años 40 y 50… ¿verdad que son una maravilla estas vacunas?

    2. Las preguntas OBVIAS y que nadie se hace, por razones incompresibles, son la siguientes:

    a) ¿Cuántos de esos 1.876 casos de sarampión corresponden a personas vacunadas?

    b) ¿Cuántos casos se han confirmado? No es lo mismo caso reportado que confirmado.

    Son datos INDISPENSABLES para formarse una opnión sobre la gravedad del brote – saber si está dentro de los límites endémicos o no – y sobre la efectividad de las vacunas, que caerían en descrédito si se revelase que la mayoría de los enfermos estaban vacunados.

    Debido a estas lagunas tan graves en la información que se suminstra desde las “autoridades” (Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría, financiado por el productor de vacunas, GlaxoSmithKline) la sospecha de JUEGO SUCIO es más que razonable.

    • Lamento mucho su situación personal, y a la vez entiendo entonces el motivo de su lucha particular contra las vacunas. De todas formas, debo insistir en que, pese a los datos que aporta, con acusaciones a las autoridades sanitarias y sociedades científicas de tergiversar la realidad falseando estadísticas… vivimos en comunidad. Y esto hace necesario, a la hora de evaluar algo como la vacunación, el pensar no en función de casos individuales sino en el global de la colectividad. Y en ese sentido es absolutamente incuestionable que las vacunas salvan vidas. Ni siquiera los autores de los artículos que aporta plantean el abandono de la vacunación, sino que intentan con sus estudios mejorar más su seguridad y efectividad.

      Es cierto que tienen efectos secundarios, y en algunos casos graves. Pero tomados en consideración, y en términos poblacionales, los riesgos de no vacunar superan enormemente los riesgos de vacunar.

      En cuanto a mi comentario sobre la gripe A, no se confunda. El error fue sobreestimar la gravedad del virus, que afortunadamente no resultó tan grave como podía haber sido; de haber sido un virus de la gravedad estimada en inicio. Pero claro, hablarlo “a toro pasado” es mucho más sencillo. Yo, como asmático y además personal sanitario (creo que esto constituye una obligación moral), me vacuné.

      Sobre la poliomielitis, y “gracias” a haber vivido en una zona con muy alta incidencia de poliomielitis, conozco demasiados casos de personas afectadas, con secuelas graves. Afortunadamente, se ha introducido la vacuna en los calendarios vacunales, y hoy en nuestro medio ya no se ven casos.

      De todas formas, insisto: no me dedico a la Pediatría ni a las enfermedades infecciosas; por el contrario, en su caso, esto es un motivo de lucha personal contra la vacunación. Por este motivo, seguro me podrá seguir añadiendo artículos y artículos; yo sólo le ruego una cosa: no los descontextualice. La comunidad médica, diga usted lo que diga, no pone en duda la necesidad de la vacunación; en todo caso, se siguen haciendo estudios para mejorarla.

      No puedo dedicar más tiempo a buscar documentación al respecto, pero le adjuntaré enlaces a algunas revisiones sistemáticas sobre seguridad y efectividad de vacunas. Verá que contienen autocrítica al sistema, hablan de pros y contras, pero insisto: no los descontextualice: ninguno duda en conclusiones de la necesidad de continuar los programas vacunales. Todos los análisis intentan mejorar lo que no son más que herramientas de lucha contra enfermedades potencialmente graves.

      Eficacia y seguridad de la vacuna antipertussis:
      http://www.bibliotecacochrane.com/BCPGetDocument.asp?SessionID=%202949633&DocumentID=CD001478

      Resumen de revisión sobre motivos de rechazo de la vacunación: http://www.bibliotecacochrane.com/BCPGetDocument.asp?SessionID=%202949633&DocumentID=GCS46-21

      Seguridad de la triple vírica: http://www.bibliotecacochrane.com/BCPGetDocument.asp?SessionID=%202949633&DocumentID=CD004407

  5. Sobre la gráfica de incidencia de sarampión y la introducción de la vacunación que adjunta, (http://bit.ly/zekrLj), es el mejor ejemplo de lo que le comentaba sobre mi interés por conocer su perfil de conocimientos. Lo que la gráfica demuestra es precisamente todo lo contrario de lo que usted afirma. Tal y como comento en el artículo, la vacuna sólo confiere inmunidad de grupo cuando la vacunación de la población alcanza un nivel por encima del 95%. Ese “pico” que menciona entre los años 1981-83 ocurre inmediatamente tras la introducción de la vacuna… cuando los índices de vacunación están entre el 50% y 75% aproximadamente. Sin embargo, a partir del año 1987, cuando los índices de vacunación superan el 80%, la reducción de casos es espectacular.

    Si no lo ve así, permítame recomendarle repasar un poco de Estadística.

    Y no, no me vuelva a decir aquello de que se reducen los casos de sarampión porque se cuentan mal…

  6. > vivimos en comunidad. Y esto hace necesario, a la hora de evaluar algo como la vacunación,
    > el pensar no en función de casos individuales sino en el global de la colectividad.

    Ese argumento no le vale a un padre. Equivale a exigir hijos ajenos en sacrificio.

    Además, el interés de un grupo siempre acaba siendo el de los individuos dominantes.

    > Y en ese sentido es absolutamente incuestionable que las vacunas salvan vidas.

    Realmente, tratar a un individuo sano y que permanezca como está – sano – es de un mérito impresionante. Si eso no es “salvar vidas” entonces nada o es. Si por lo menos el tratamiento para sanos fuese agua de Fuensanta en vez de con neurotóxicos que mutilan y matan, avanzaríamos algo.

    Todo en ciencia es cuestionable, especailmente en ciencias no-exactas y especulativas como la biología. La teoría de la vacunación hace aguas por donde quiera que la cojas, empezando por su principio “anticuerpo específico = protección” que en general es falso.

    Usted sabe perfectamente que cuando se introdujo la vacuna del sarampión en 1964, se afirmaba que “protegía para toda la vida”. Con el tiempo los triunfalismos mercantilistas iniciales han ido dejando paso a la realidad, reduciéndose paulatinamente el periodo de protección hasta el actual de apenas 2 años (ver: http://www.vacunas.org/index.php?option=com_content&task=view&id=8960&Itemid=364)

    ¿Cuales fueron las causas de la drástica pérdida de efectividad que ocasionó esta rebaja?

    – la observación de que los supuestos niños “protegidos”, a pesar de todo, enfermaban.

    – la salida al mercado de vacunas cuya efectividad jamás fue evaluada por su capacidad REAL de prevenir la enfermedad (lo que exigiría un estudio clónico a largo plazo) sino mediante el “atajo” de SUPONER que su capacidad de generar “anticuerpos específicos” equivalía a “protección contra la enfermedad”, supuesto que la realidad desmintió mas tarde.

    ¿Cuales son las consecuencias de esta efectividad teórica tan limitada?

    – la inmunidad de grupo es una QUIMERA inalcanzable, independientemente de la cobertura vacunal.

    ¿Por qué es una quimera alcanzar la inmunidad de grupo mediante vacunas?

    La idea de “inmunidad de grupo” se basa originalmente en la inmunidad natural, la que se adquiere al pasar una enfermedad y que —dura toda la vida—. Los vacunalistas se apropiaron de esta idea para atribuírsela a sus vacunas, cosa que no procede por dos razones:

    1. La supuesta protección de las vacunas dura unos 2 años según los propios fabricantes,

    2. La efectividad de sus vacunas es de apenas un 70% también según los propios fabricantes.

    Una persona que viva 75 años solo estaría protegida durante 2 con un 70% de probabilidad. En estas condiciones la protección de una “manada” humana vacunada no llega al 1,8%. La “inmunidad de grupo” requiere mas del 90%, por tanto las vacunas NO sirven para producir inmunidad de grupo.

    Cabe reflexionar si es lógico atribuir a las vacunas la menor incidencia de enfermedades infecciosas en vista de que una persona vacunada solo disfruta 2 años de inmunidad y se pasa el 97% de su vida en estado susceptible a la enfermedad. En cambio sí que se adquiere una inmunidad natural de grupo cuando la mayor parte de la población ha pasado las enfermedades.

    Pongo con esta cita de “El Golem” de Gustav Meyrink para centrar las mentes en la raiz del problema:

    “…Con estas operaciones en ojos sanos
    no sólo aumentaba el doctor Wassory
    su gloria y su fama como médico incomparable
    que siempre consigue detener la amenaza
    de la ceguera, sino que al mismo
    tiempo calmaba su insaciable ansia de dinero
    y se envanecía cuando sus ingenuas víctimas,
    sin sospecharse perjudicadas en su cuerpo y
    en su bolsillo, lo miraban y lo alababan como
    su único amparo, su salvador…”

    No se puede ilustrar con ejemplo más gráfico y tan actual del negocio sucio de medicar a sanos.

    • Mire usted: lo que no le vale a un padre es perder a su hijo, o verle sufrir unas secuelas graves, sabiendo que con una medida preventiva a su alcance hubiera podido evitarla. Se lo vuelvo a decir: sus hijos no vacunados se están beneficiando de que los demás sí lo están, y eso les evita el contacto con estas enfermedades; pero con muchos más como usted, la curva de incidencia de casos de sarampión volvería a valores prevacunales. Dígale a una madre cuyo hijo nace con una rubéola congénita que la vacunación se la hubiera evitado… hoy no vemos casos de rubéola congénita; elimine usted la vacunación… elimine la vacuna de la polio…

      ¿Se da usted cuenta de que el artículo que menciona, otra vez, dice lo contrario de lo que usted defiende? ¡El artículo defiende la vacunación! ¡Y habla de la inmunidad de grupo!. Tengo la impresión cada vez más fundamentada de que extrae usted los datos que le interesan de esos artículos, los descontextualiza y con ello tergiversa el sentido de lo que los autores realmente dicen.

      En cuanto a la inmunidad de grupo como quimera inalcanzable, otra vez le debo recriminar su falta de conocimientos de ciencias básicas. La inmunidad de grupo existe, se ha alcanzado, la gráfica que hemos analizado anteriormente es la mejor muestra de ello. Y se puede perder con actitudes como la suya. Los porcentajes no se refieren a protección conseguida con la vacuna, sino a porcentaje de población al que se le ha administrado la vacuna, teniendo para ello en cuenta que la vacuna no tiene una efectividad del 100%. Pero con el sarampión en concreto está comprobado que la extensión de la vacunación al 95% confiere inmunidad de grupo. Por mucho que usted se empeñe en negarlo.

      Por último, su párrafo literario final, nuevamente descontextualizado, lo leo como ofensivo para la profesión médica. En todas las profesiones hay “ovejas negras”, profesionales que no son precisamente ejemplares o éticos, pero le puedo asegurar que el colectivo médico, en su amplia mayoría (que es el patrón por el que se debe juzgar al colectivo) está integrado por personas con vocación de servicio, con amor a su profesión, e interés genuino en el cuidado de la salud de sus pacientes.

      Pero como veo claramente su intención ofensiva, intentando con estas afirmaciones denigrar a esta profesión respetabilísima, en mi calidad de administrador de este blog médico, zanjo en este momento el debate. No accederé a publicar más comentarios suyos en este blog.

      Un respetuoso saludo.

  7. Lamento en parte la discusión que se ha producido porque las vacunas son necesarias. La reducción de la incidencia de enfermedades otrora letales o muy gracias a las vacunas ha sido fundamental para que avance la humanidad. Siento ser un talibán pero aquellas personas que no acepten ser vacunadas por cualquier cuestión de tipo moral o pseudocientífica deberían ser excluidas de la sociedad y enviadas a cualquier isla perdida del Pacífico donde comiencen sus propios estudios sobre la protección “natural” frente a determinadas enfermedades infecciosas como ellos quieran. Tuve esta discusión en Holanda con unos holandeses que decían que debería ser respetada la libertad personal a la hora de la vacunación. Lo siento, les dije, la salud de la población global no es una cuestión de elección personal, porque me puede afectar a mí y no estoy dispuesto a sufrir una enfermedad porque tú te conviertas en un vector de transmisión. En mis clases soy un talibán de la vacunación y espero que mis alumnos, futuros farmacéuticos, lo sean y difundan la palabra en la sociedad.
    Agradezco la discusión, en cambio, porque de esta manera se desenmascaran estas actitudes pseudocientíficas qu comienzan a imperar en este mundo conectado a internet. Si este tal “putinreloaded” quiere hacer experimentos doble ciego con el virus de la polio que lo haga utilizando a sus hijos dentro del grupo control que no se vacuna pero si se le inocula el virus. A lo mejor cambia de opinión después del ensayo…
    En cualquier caso no asumir que la relación reconocimiento de antígeno-protección es una de las medidas para poder aceptar la eficacia de una vacuna es tener muy poco conocimiento, en general, de la inmunología.
    Gracias por las revisiones, Jose Luis. Un saludo.

    • Gracias por tu aportación al debate. La discusión seguirá existiendo, porque continuará habiendo quien enarbole la bandera de la libertad de elección por encima de sus obligaciones comunitarias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Vigopedia

Historia, historias, toponimia, geografía e imágenes de Vigo

Grupo de Nuevas Tecnologías de la SoMaMFyC

Espacio para la reflexión del papel de la web 2.0 aplicada a la salud y presentación de nuevas herramientas

Vive entre Médicos

Comunicación entre profesionales y pacientes.

miblogdivulgativo

Divulgación médica

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: