Depresión y cafeína


Comentaremos hoy un artículo del que os adjunto el abstract, y que relaciona consumo de café y riesgo de depresión.

Afirma este trabajo que la depresión es menos común en las mujeres que toman café, estimando en 4 el mínimo de tazas de café necesarias para apreciar este efecto protector.

Un estudio prospectivo realizado en hombres mostró un riesgo menor de depresión asociado al consumo de café (Public Health Nutr 2010; 13:1215), y varios otros estudios han mostrado una asociación entre el consumo elevado de café y una disminución del riesgo de suicidio. Empleando datos del Nurse’s Health Study, los investigadores estudiaron unas 50000 mujeres sin historia de depresión de inicio.  Se documentaron los nuevos diagnósticos de depresión surgidos en la población de estudio y los datos sobre el consumo de café durante 10 años de seguimiento.

El riesgo de depresión en la mujeres que bebían 4 ó más tazas de café diarias era un 20% menor que en mujeres que bebían una taza o menos a la semana. No se apreció ninguna asociación entre el riesgo de depresión y el consumo de café descafeinado o de cafeína de otras fuentes (chocolate, té; probablemente por su menor aporte de cafeína, insuficiente para provocar asociación alguna).

Estos resultados tienen plausibilidad biológica, ya que la cafeína afecta a la transmisión dopaminérgica como antagonista del receptor de adenosina. El hallazgo de que el café descafeinado no disminuye el riesgo de depresión sugiere que la cafeína es el componente activo. Sin embargo, los autores apuntan que serían aconsejables datos que confirmasen sus apreciaciones, procedentes de ensayos aleatorizados, antes de emplear estos hallazgos para hacer recomendaciones clínicas.

Hasta aquí la descripción del estudio. De confirmarse estos datos, estaríamos ante la evidencia de que un elevado consumo de café protegería contra la depresión Ahora bien: ¿qué dirán el internista o el cardiólogo? ¿Es saludable desde el punto de vista cardiovascular un consumo de 4 ó más tazas de café diarias?

El elevado consumo de cafeína tendría unas repercusiones sobre nuestra salud (hipertensión, gastritis, agravamiento de arritmias,…), que difícilmente van a permitir su uso como tratamiento preventivo; por lo que me temo que, aún en el caso de que efectivamente se confirmase su efecto protector sobre la depresión, no podremos nunca recomendarla a estas dosis por sus daños colaterales.

Mientras tanto, sigamos disfrutando del café como uno de esos pequeños placeres cuyo consumo moderado nos ayuda a disfrutar un poco más de la vida, contribuyendo así también a alejar los síntomas depresivos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Vigopedia

Historia, historias, toponimia, geografía e imágenes de Vigo

Grupo de Nuevas Tecnologías de la SoMaMFyC

Espacio para la reflexión del papel de la web 2.0 aplicada a la salud y presentación de nuevas herramientas

Vive entre Médicos

Comunicación entre profesionales y pacientes.

miblogdivulgativo

Divulgación médica

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: